La familia es una de las unidades fundamentales de la comunidad y la constituyen las personas, independientes de su sexo y origen. Por tanto, debemos avanzar en consolidar el derecho a conformar una familia a todas las personas, sin prejuicios ni estereotipos. Actualmente, el matrimonio es un derecho restringido para muchos y exclusivo para hombre y mujeres. Es tiempo de fortalecer a la familia en su diversidad.