Los Animales tienen la capacidad de sentir, al igual que los seres humanos, y es nuestra responsabilidad respetar sus derechos y promover su bienestar. Como sociedad, debemos apuntar hacia la no-violencia, la libertad y el bienestar como derechos fundamentales de todos los seres vivos. No debe existir una relación de subordinación con los Animales, ni menos su cosificación. Debemos promover una relación armoniosa entre nosotros y con todo lo que nos rodea.