Chile históricamente ha basado su modelo de “desarrollo” económico en la extracción de recursos y en la capitalización rentista, dejando de lado cuestiones de gran relevancia como la protección de nuestros ecosistemas, la soberanía económica de nuestro país y el crecimiento equitativo de nuestras comunidades.