Cuando decimos que este proyecto político es ciudadano, feminista, popular y radicalmente democrático, lo hacemos porque creemos en una sociedad que es capaz de abrazar la diversidad que nos caracteriza, como una virtud y fuente enriquecedora desde la cual podemos desarrollarnos y crecer en calidad humana, a nivel individual y por sobre todo como sociedad.

Lo decimos porque estamos en política para derribar todas las barreras que impidan que cada una de nosotras y nosotros goce de sus derechos y se desarrolle como persona, por la dignidad de nuestra gente, toda nuestra gente. Por esto queremos construir un proyecto feminista popular, porque nos indigna la realidad que viven las mujeres comunes de nuestro país. Porque no es justo que tengamos que mantener a hijas e hijos con sueldos de miseria, que tengamos que comprar medicamentos con pensiones de hambre, que seamos golpeadas y asesinadas, que niñas sean violentadas, que no nos sintamos seguras al caminar en las calles, que no podamos decidir sobre nuestros cuerpos. Que una y otra vez encontremos barreras para desarrollarnos, porque no solo somos excluidas por pertenecer al 99% de la gente común de este país, somos relegadas también por ser mujeres, por ser niñas, por ser lesbianas, por ser trans, por ser migrantes, por ser indígenas. Un feminismo popular implica pensar en las desigualdades políticas y sociales que vive la mayoría de las personas de este país, pero por sobre todo pensar en quienes viven esas desigualdades de manera más cruel.

Si nos sentimos violentados y violentadas con estas situaciones de discriminación y violencia, si nos indignan estas injusticias, entonces estamos juntas y juntos en este proyecto, un proyecto transformador que busca devolver la patria a su gente, a toda su gente, por la dignidad de todas y todos.

Por este motivo los principios feministas que atraviesan de manera transversal a nuestro partido son:

  • 1. Entendemos el feminismo como la búsqueda de justicia y dignidad de las personas,

    de la igualdad de derechos y el respeto y valor de la diferencia, para que todas y todos podamos ser libres de decidir quiénes somos y qué queremos.

  • 2. Queremos construir un país libre de violencia, donde todas y todos nos sintamos seguros,

    porque en una sociedad democrática no pueden ocurrir 50 femicidios anualmente.

  • 3. Valoramos y respetamos a las personas,

    por ello no aceptaremos en ningún caso situaciones donde se dañe su dignidad, a razón por ejemplo de su género u orientación sexual.

  • 4. Defenderemos la autonomía sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas,

    porque cada persona tiene derecho a decidir su proyecto de vida, porque ser madre no debe ser una obligación, sino una opción.

  • 5. Creemos que nuestros géneros no determinan las decisiones que tomamos o los roles que cumplimos,

    una sociedad más justa y libre reconoce y valora a las personas por su dignidad humana, no por su género u orientación sexual.

  • 6. Promoveremos una educación inclusiva,

    dirigida a superar los estereotipos sexistas, otorgándole el espacio de participación correspondiente a todas las personas, en todos lo espacios.

  • 7. Impulsaremos la participación política -tanto a nivel interno como externo- de forma igualitaria,

    sin distinciones socio-económicas, étnicas, orientación sexual o género. Así es la gente diversa de nuestra patria, así es la gente común, así es nuestro partido, y todas y todos tenemos el mismo derecho a construir este proyecto popular en los distintos espacios.

  • 8. Queremos eliminar las brechas de género en términos laborales,

    previsionales y de pensiones, todas y todos aportamos al desarrollo de la sociedad, no es justo que la vida sea más difícil y precaria si eres mujer.

  • 9. Paro construir un proyecto feminista popular debemos hacerlo de manera transversal,

    en nuestro quehacer político y social, entendiendo que es un tema que nos involucra a todas y todos.

  • 10. Aportaremos a la construcción de una sociedad que respete el derecho a ser quienes somos de forma libre y segura

    Esto, comprendiendo que la diversidad la conformamos todas y todos en la medida que somos personas individuales y únicas.

Es tiempo de Gente Común.